8 feb. 2011

Palmera fósil de 70 millones de años

Los restos fósiles encontrados de la palmera Sabalites longirhachis en esta zona del Sur de los Pirineos datan del Cretácico Superior, correspondiente a hace 70 millones de años. Esta investigación realizada por miembros del ICP entre otros, sirve para saber cómo eran estas palmeras y como podía ser el entorno donde vivían los últimos grandes dinosaurios saurópodos que habitaron en la Tierra.

Las hojas más completas de la Sabalites longirhachis fueron descubiertas en los yacimientos de Fumanya (Berguedà) y Piñas (Alt Urgell) en el 2008. Hasta ese momento, de esta palmera sólo se conocían hojas fragmentadas procedentes de Francia, Austria, Rumanía y la Conca de Tremp.

Por primera vez se ha propuesto una hipótesis de cómo podía ser la palmera entera en un nuevo estudio publicado en la revista Review of Palaeobotany and Palinology los investigadores Josep Marmi (Instituto Catalán de Paleontología), Bernard Gomez (Universidad Claude Bernard Lyon), y Carles Martín-Closas y Sheila Villalba-Breva (Universidad de Barcelona).

La reconstrucción ha sido posible gracias a casi las ochenta hojas, las decenas de impresiones de troncos y algunas cepas con raíces atribuidas a la palmera encontradas en Fumanya.

Los restos fósiles de Fumanya han permitido reconstruir una de las palmeras más antiguas conocidas a nivel mundial. La Sabalites longirhachis se encontraría en el inicio de la historia del linaje de las palmeras, se conocen restos en yacimientos franceses de hace unos 84 millones de años. Sin embargo los restos más antiguos de palmera son de hace alrededor de 90 millones de años.

Esta investigación también indica que las palmeras no han sufrido muchos cambios físicos en su historia evolutiva. Concretamente la Sabalites longirhachis podría alcanzar los 14 metros de altura, tendría un sistema de raíces dispuesto radialmente que estaría en la parte más superficial del suelo, un tronco liso y recto con una corona de hojas palmeadas en su extremo superior, bajo la cual permanecerían los restos de hojas secas y muertas. Todas estas características se pueden observar en palmeras de hoy en día.

Gracias al estudio, se conoce que las Sabalites crecen en pequeñas áreas pantanosas en las orillas de lagos de agua dulce, en regiones costeras. Con esta información se añaden nuevos datos a la reconstrucción del paisaje de Fumanya y se conoce el ecosistema donde vivieron los grandes dinosaurios saurópodos del grupo de los titanosaurios, hace 70 millones de años.

Igualmente nos permite saber que, en aquella época, el clima del noreste de la península ibérica era mucho más cálido que en la actualidad, de tipo tropical. El hecho de que encontramos las hojas y los troncos de palmera "arrancados" y dispersos en el mismo estrato rocoso indicaría que estos árboles habrían sufrido en más de una ocasión el efecto de fuertes tormentas o vendavales, por otro lado, fenómenos meteorológicos típicos de climas tropicales.






Bibliografia

Instituto Catalán de Paleontologia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario